Tras el perfil de Teresa Mestre de Baladia

La relevancia de Teresa Mestre i Climent de Baladia (1869-1949) en la cultura barcelonesa de principios del siglo XX es remarcable. Mujer de gran belleza y de una personalidad arrolladora, Teresa Mestre de Baladia fue fuente de inspiración de artistas y escritores. Culta, alta, de labios perfectos y pelo castaño, Teresa formó parte de un espacio social que le permitió vincularse a personajes como Pompeu Fabra (éste sería su cuñado), Josep Puig i Cadafalch, Eugeni d’Ors y Francesc Cambó entre otros muchos.

Se casó con Jaume Baladia i Soler (1868-1954), ingeniero y heredero de una de las fortunas de industria textil más importantes de Cataluña. Otro nombre con quien mantuvo una estrecha relación fue el pintor Ramon Casas, que, durante varios años, realizó una serie de retratos para su familia, entre ellos el de Ramona Soler d’Ausió (tía de Jaume y matriarca de la familia. 1907), y dos telas que representan a dos de los tres hijos del matrimonio Baladia-Mestre: Jaume (1902) y Maria Teresa (1906). Además, se dice que en secreto, el pintor retrató a Teresa como mínimo en dos lienzos (c.1907 el primero; y 1908 el segundo que fue presentado en la Exposition Universellede Bruxelles 1910), y en algunos dibujos al carbón. De estos últimos, uno de ellos es el que presentamos actualmente a través de Sala Parés.

Puedes leer el artículo completo en Sala Parés.

Para citar este artículo, utilizar la referencia completa:

FUENTES MILÀ, S., “Tras el perfil de Teresa Mestre de Baladia”, en www.salapares.com. Establiments Maragall: Barcelona, 2016.